Vender con una inmobiliaria, o solo… he ahí la cuestión

vender

Seguramente, has escuchado la frase que reza “vender tu propiedad es uno de los pasos más importantes de tu vida…” como parte del marketing de una agencia inmobiliaria, sin importar donde se encuentre ubicada. Algunos lo creen sin más, pues piensan en todo el esfuerzo que ha costado ser propietario y no se quieren arriesgar. Sin embargo, otros no le dan la importancia que la frase encierra entre sus líneas. A vosotros, que estáis indecisos, que pensáis lanzaros por vuestra cuenta al gran océano que es el mundo inmobiliario, os dedico este texto; no con la intensión de persuadiros a lo contrario, sino con el ánimo de daros un indicio de lo que os espera en esta travesía llamada “vender una propiedad”.

En primera instancia, si creéis que poner en venta un inmueble se asemeja a cualquier otro tipo de venta, os digo que no es así, por el simple hecho de que no es una transacción que se hace todos los días; es decir, no es como ir al supermercado, tomar la que te gusta y pasar a caja. Así como, en su momento, vosotros pensasteis bastante para comprar vuestra vivienda, el futuro comprador necesita meditar muy bien su decisión, porque está creando uno de sus activos más valiosos en su patrimonio. De ahí que tome su tiempo lograr una venta exitosa.

Entendiendo que se trata de una operación comercial de otro nivel, la venta de una vivienda requiere un cuidado especial. Si tan solo fuera poner un cartel de “Se Vende” en las ventanas y sentarse a esperar a la llegada de los compradores con su dinero en mano, como si se tratara de una subasta al mejor postor, pues no habría razón de ser para los profesionales inmobiliarios. Al contrario, es más común de lo que parece, que las oficinas de agencias inmobiliarias sean el punto de encuentro de vendedores solitarios que llegan a pedir ayuda, luego de “quemar su vivienda” en los portales inmobiliarios y no conseguir una oferta decente.

vender con una inmobiliaria o solo, tú decides.

Por otra parte, cada propietario tiene emociones y sentimientos ligados a su vivienda, algunos más fuertes que otros, pero todos, sin duda, tienen un punto de vista subjetivo de su hogar. A la hora de poner en venta la propiedad, desean que el futuro comprador pague por el valor sentimental y no por el valor real. Como profesional inmobiliario escucho cientos de historias sobre lo valiosa y especial que es cada propiedad, sobre el deseo de encontrar al comprador que se enamore de la vivienda y la conserve tal cual el vendedor la entrega. No quiero parecer frío, pero esto es totalmente alejado de la realidad que se vive en el mercado; los compradores no quieren vivir la vida de otros en su futura vivienda, al contrario, están pensando “esta casa, este piso, ¿se adapta a mis necesidades?” y si ven el potencial, dan el siguiente paso. De ahí que, convencerles sea la tarea primordial en todo este proceso.

Con todo esto quiero transmitir una sola cosa: mi deber como profesional inmobiliario es encontrar el comprador ideal para tu propiedad; puede surgir quien diga “eso yo también lo puedo hacer, quien mejor para vender su casa que el mismo dueño”. A menos que seas otro profesional del sector y tengas todas herramientas y, sobre todo, el tiempo, créeme que no es tan simple. Para comenzar, tenemos que dejar de lado el valor sentimental y destacar el verdadero potencial de la propiedad; continuamos con la preparación de una estrategia efectiva de marketing y publicidad para hacer la venta, y comienza la faena hasta cerrar el trato con éxito, es decir firmar las escrituras de traspaso en la notaría.

Debemos pensar como pescadores: un vendedor solitario es como el pescador que se va con una caña y su pequeño bote al océano esperando conseguir el pez perfecto; sin embargo, una agencia inmobiliaria es como un gran barco pesquero con todas las herramientas y experiencia para lograr la pesca ideal. Mientras el “pescador solitario” tarda lo suyo en encontrar lo que quiere, el “gran barco pesquero” logró el éxito más de una vez y sin desgaste.

No quiero cansaros con mucha teoría y todo lo que puedo hacer para “llevar a buen puerto la venta de una propiedad”. Al contrario, si queréis saber más os dejo mi enlace de descargas y una completa guía de mis técnicas de venta, para que, si aún queréis aventuraros solos, al menos tengáis una ruta. Pero, si estáis decididos y preferís subiros al “barco” y no correr riesgos, os espero en nuestras oficinas de Ágorax Inmobiliaria.

Sinceramente,

Didac Rodríguez

Director de Ágorax Inmobilia